Aquella noche...

te encontrabas ahi...

recostado en nuestro lecho...


Te vi...

tan profundamente dormido...

tenias aquel rostro angelical...

te veias perdido en aquel sueño...


Te miraba callada...

sin poder decir nada...

queriendote despertar...


Necesitaba platicarte tantas cosas...

y de hecho lo hice...

te dije tantas cosas...

que frente a frente jamas diria...


Solo yo, el silencio y tu subcociente...

saben toda la verdad...

y de pena moriria...

si te llegaras a enterar...


Que no son tuyos ya mis besos...

ni mis caricias...

ni cuerpo te espera ya...

ni mi vientre te anhela...

ni mis labios te imploran...

ni una lagrima logras arrancar...


Te vi...

y no te pude decir la verdad ...




This entry was posted on 5:13 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.