Aun cuando ensuciaste mi cuerpo,
y enlodaste mis manos...
jamas destrozaste mi corazon...
Ni el deseo de enamorarme...
de encontrar un buen amor...

Muchas veces,
ofreciste tus caricias repugnantes...
que me llenan de asco
tan solo de imaginarlas en la piel...
y no te niego,
senti rencor...
Por que a pesar de ser una niña
ni siquiera te importo...
saciar tus bajezas...
arrastrandome entre tu mugre
lleno de perversion...
llenandome de dolor...

Hoy no hago mas que sentir desprecio...
por aquel hombre que me arrastro
entre sus vilezas...
a este mundo de rencor...
Un dia te vere postrado...
y sin sentir compasion...
podre escupir tu rostro...
y te maldecire mil veces...
hasta llenarte de mi odio...

Ahi...frente a ti...
te maldecire una y mil veces


This entry was posted on 6:18 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.