Surgio asi tu recuerdo,
entre detalles que guarde;
entre memorias,
que secillamente, no olvide.

Los recados y unas cartas,
aquella flor que conserve,
que se secaba cada dia,
tras el paso del tiempo.

Asi se consumia lo que por ti senti,
como aquella flor,
que tras pasar el tiempo,
perdio su color,
su frescura y su olor.

Tuvimos momentos gratos,
pero de recuerdos no vive el amor.
Aunque no temo confesarlo,
en ocasiones me hacian sonreir.

Recordar el primer momento,
el primer beso,
el primer abrazo,
el primer Te quiero.

No se vive de recuerdos...
Pero en ocasiones...
Te alegran el corazon.


This entry was posted on 5:47 p. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.