Fue el desprecio de aquel amor...
lo que me puso frente a ti...
no niego que tus palabras...
endulzaron mis oidos...
Pero ni siquiera te deseaba...
-al menos eso pensaba-

Y el destino me dio la oportunidad...
de verte de frente a la cara...
y sin decir ni una palabra...
aborde tu vehiculo...
nuestros labios se juntaron...
y tu mano buscaba bajo las pocas prendas que llevaba...
tan ansioso estabas tu...
como yo lo estaba...

No puedo negar...
que de pronto la timidez me invadio...
y aunque trate de mostrarme liberar para ti...
me libre de los prejucios...
y olvide la moral en aquellos instantes...

Llegamos a aquel muelle...
que al igual que nosotros, impaciente estaba...
bajamos, y abrazados...
llenos del silencio...
me sentaste en aquella banca...
mis piernas abrazaron tus caderas...
nos saciamos de besos...
nos llenamos de caricias...
y aquel silencio seguia entre nosotros...

No hacia falta mas palabras...
no hacia falta mejor lugar...
no hacia falta otro momento..

Fue perfecto todo...
El murmullo del viento...
el andar de la olas...
la luz de aquel faro...

Todo estaba a favor nuestro...

No se si fue una...
o tal vez cinco...
puede que ocho horas...
pero el tiempo volo
entro todo lo nos dimos...

Puede... puede que haya sido el desamor...
puede... puede que haya sido la soledad...
puede... puede que haya sido...
no se que fue...


Pero me encanto...


This entry was posted on 11:29 a. m. and is filed under . You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.